5 daily mindfulness tips for mums

It’s midnight. I’m in bed, tired, and struggling to sleep. Will I wake up in 1 hour? Or 3 hours? Minutes feel like hours as I try to relax – but I can’t switch off – I can’t help thinking about all the things I have and haven’t done today.

Then my mind wanders. The monitor isn’t making any noise, is my baby ok? After checking on him, I jump of bed a few hours later. Is he hungry, teething, too warm, too cold? Why is he crying so loud? After settling him back down, I finally get a few hours’ rest.

And the busy day starts again soon. I wake up, get the baby fed, clean and dressed, so now it’s time for mummy to get breakfast, shower and dressed. It is 11 am and I’m still trying to make myself toast whilst wearing my snugly dressing gown!

Does the above kind of night/day sound familiar to you? Have you had days where you haven’t had time to even have breakfast or forgot to brush your teeth? Every now and then I experience days like this. Pretty chaotic, right?!

But chaos and stress is good, it’s normal and it’s part of us. Chaos is bad when we do not know how to deal with it. When we let stress affect us it can lead to an enormous variety of diseases, such as heart diseases, blood pressure problems, obesity, diabetes amongst others.

This is why I’d like to share with you 5 simple but very effective ways of practicing mindfulness you can apply to your daily routines with you and your baby.

  1. Comfort cuddles 

    Have you ever been told not to cuddle your baby too much as he can get used to it? Have you ever heard that picking up your baby when is crying can lead to a needy baby? I sometimes heard this when my son Ollie was only a few months old. How awful, right?!Never feel bad for cuddling your baby too much. He needs you, you are his world! After living with you for nine months, he’s now facing a cold and estrange world that probably feels unsafe too. His first months of life are considered as the fourth trimester, where he will be adjusting and adapting to a new environment. So lots of cuddles are good.

    Cuddle your baby mindfully, feeling the warmth of his skin, his smell. Enjoy that moment as if nothing else mattered. Leave the to-do lists behind, just feel the joy of looking at your baby breathing comforted by his loving parent. You are his everything and for him to feel comforted is as important as being well fed.

  2. Mindful bathtime benefits 

    Having a shower can feel like a chore in the busy life of a first-time mum. Why not have a bath with your baby instead? A mindful bath with your baby has many benefits as skin-to-skin contact has shown to have a great impact both physically and emotionally for your newborn baby.In my experience, instead of mentally organising what will I do tomorrow or punish myself for not being the perfect mum that couldn’t clean the house, go shopping or do the laundry, I take time to enjoy the bath with my son, being thankful for that moment. Thankful and grateful for being able to share this moment with him. When bathing, I would suggest to focus on the smells and the sounds when your mind starts wandering around as an anchor to bring you back to the here and now.

  3. Listen to the little ones 

    What emotions can arise when we hear our babies cry? Sadness, guilt, irritation…? We know that a baby’s cry is his way of communicating to us what he needs but, having a bad day can make us react to our baby’s cry and so get angry or irritated.Practicing mindfulness can help you and your baby cope with these negative emotions related to crying.Mindful listening is a great way to remember that we were babies once and that they need us just as we needed our mums. With the help of mindfulness we will be able to respond to our baby’s cry with kindness, and in turn we will reduce our stress as well as our baby will become calmer too.

  4. Walk for a while 

    Going for a walk with your baby is a great way of practicing mindfulness by using nature to connect to our inner bodies. Use the sun, the wind or even the rain to appreciate what effect that has to your skin, let your negative thoughts go and make eye contact with your baby. Talk to him and spread the love to him by smiling away and if an intrusive thought comes to you and makes you feel uncomfortable, just use the anchor of the sun or the sound of the wind to bring you back to the here and now.

  5. A peaceful playtime 

    After we’ve had a few bad night sleeps we carry such an exhausting feeling that it can affect the way we interact and play with our babies and our little ones. But with the practice of mindfulness on a daily basis we will help our energy levels rise as we are focusing our energy on the good, therefore we will have an open mind to moments that we considered overwhelming previously.Take playtime as the perfect way of bringing out the kid inside you. Allow this time to be creative, noisy and fun without judging our kids for being spoilt or irrational. Through mindful and respectful playtime we are helping them to recognise their emotions through the use of dialogue instead of reacting disproportionately to their anger or frustrations.

These 5 easy exercises have helped me through some of the tougher days as a parent. Remember, with mindfulness there is no right or wrong answer, it is what resonates with you and helps you the most. But most importantly it helps you connect and stay engaged with your children.

And as Myla Kabat-Zinn says: ‘Mindful parenting is not about being the perfect parent’. She points out that ‘being more aware, present in the moment and open-hearted makes a huge difference to our children and how we respond to them.’

5 consejos para practicar mindfulness en tu día a día con tu bebé

Es medianoche. Estoy en la cama, cansada y no puedo conciliar el sueño. ¿Me despertaré en una hora?  ¿O en 3 horas? Los minutos parecen horas mientras intento relajarme – no puedo desconectar – no puedo evitar pensar en todo lo que he hecho y lo que me ha faltado por hacer.

Mi mente sigue dando vueltas. El monitor no suena, ¿estará bien mi bebé? Después de comprobar que está bien dormidito, me despierto otra vez y doy un salto de la cama. ¿Tendrá hambre, serán los dientes, tiene demasiado calor o frío? ¿Por qué llora tanto mi bebé? Consigo tranquilizarle y por fin puedo dormir unas horitas más.

Una vez más el día se presenta movidito. Me despierto, y ya con mi bebé alimentado, limpio y vestido, ahora es el turno de mamá para desayunar, ducharse y vestirse. Pronto se hacen las 11 y, ¡aún sigo intentando hacerme mis tostadas arropadita en mi bata!

¿Te resulta familiar este tipo de noche y día? ¿Has tenido días en los que no has tenido tiempo ni de desayunar o te has olvidado de lavarte los dientes? A nosotros se nos presentan días así de vez en cuando. Algo caótico, ¡¿verdad?!

Pero el caos y el estrés son buenos, forman parte de nosotros. El caos es malo cuando no sabemos cómo enfrentarnos a él. Cuando dejamos que el estrés nos afecte estamos dejando la puerta abierta a una gran variedad de enfermedades como enfermedades del corazón, problemas de presión sanguínea, obesidad o diabetes, entre otras.

Es por esto porque me gustaría compartir con vosotros 5 maneras muy fáciles y efectivas de practicar la atención plena/mindfulness que puedes poner en práctica con tu bebé en tu día a día.

  1. Abrazos que confortan 

    ¿Te han dicho alguna vez que no cojas a tu bebé en brazos tanto porque lo vas a malacostumbrar? ¿Has oído aquello de que coger a tu bebé cada vez que llora hará que sea demasiado dependiente? Alguna que otra vez escuché esto cuando mi hijo Ollie sólo tenía unos meses de edad. ¡¿Qué barbaridad, no?!No te sientas mal por tener a tu bebé en brazos todo el tiempo que quieras y sientas. Él te necesita, ¡tú eres su mundo!Después de vivir contigo durante nueves meses en tu tripita, ahora se enfrenta a un mundo frío, extraño y que probablemente también le haga sentir inseguro. Sus primeros meses de vida se consideran como el cuarto trimestre, tiempo de ajuste y adaptación a un nuevo ambiente llamado vida. Por eso, darle muchos abrazos será fundamental!

    Abraza a tu bebé de manera plena y consciente, sintiendo el calor de su piel, su olor. Disfruta de estos momentos como si nada más importase. Deja las listas de cosas pendientes para otro momento, simplemente disfruta mirando a tu bebé cómo respira arropadito por todo tu amor. Para él eres su todo y sentirse seguro es casi tan importante como estar bien alimentado.

  2. Los beneficios del baño consciente 

    Darse una ducha puede resultar misión imposible en esos primeros días (¡meses!) como se es madre. ¿Por qué no, en cambio, optar por un baño? ¡Un baño consciente con tu bebé claro! El contacto piel con piel tiene muchos beneficios que contribuyen a afianzar el vínculo emocional que se establece entre los dos.Desde mi experiencia, intento disfrutar de mi momento-baño con mi hijo dejando a un lado cada pensamiento negativo sobre no ser esa madre perfecta que no pudo limpiar la casa, hacer la compra, terminar la colada… dando gracias por disfrutar de ese momento tan especial. Un truquito: cuando tu mente empiece a divagar, utiliza los olores y sonidos como ancla de vuelta al momento presente, el aquí y ahora.

  3. Escuchando a los más pequeños 

    ¿Qué emociones pueden aflorar cuando escuchamos el llanto de nuestro bebé? ¿Tristeza, culpabilidad, irritación…? Sabemos que el llanto del bebé es su forma de comunicarnos lo que necesita pero cuando hemos tenido un mal día y arrastramos gran cansancio, a veces podemos reaccionar a su llanto de forma negativa con irritación o enfado.Practicar ejercicios de atención plena (mindfulness) puede ayudarnos tanto a nosotras como a nuestros bebés a hacer frente a las emociones negativas derivadas del llanto. A nosotras porque a través de la escucha consciente del llanto recordaremos que también fuimos bebés y que también necesitamos a nuestras madres tanto como nuestros hijos nos necesitan ahora. Con la ayuda de mindfulness seremos capaces de reducir nuestro estrés y el de nuestro bebé al responder al llanto de manera más positiva.

  4. Paseos conscientes 

    Ir a pasear con nuestro bebé también puede ser una bonita manera de practicar mindfulness ya que podremos conectar con nuestro interior a través del contacto directo con la naturaleza.Presta atención y siente el efecto que el sol, el viento o incluso la lluvia tienen sobre tu piel, sin juzgar los pensamientos negativos que afloren en ti y simplemente mantén un contacto visual con tu bebé. Háblale, despréndele tu amor con tu mejor de las sonrisas y, si un pensamiento distractor invade tu mente, utiliza el sol o el sonido del viento como ese ancla que te devolverá al aquí y ahora.

  5. Tiempo de juego consciente 

    Después de varias noches sin dormir arrastramos un cansancio agotador que nos puede influir en la manera de interactuar y jugar con nuestros bebés y nuestros peques más mayores. Practicar mindfulness en nuestro día a día aumentará nuestros niveles de energía ya que ejercitar la atención plena en el aquí y ahora promueve una actitud más positiva y flexible frente a momentos que hasta ahora considerábamos abrumadores.La hora del juego es perfecta para que saquemos el niño que llevamos dentro. Deja fluir la creatividad, el ruido y la diversión, sin juzgar si tus hijos están siendo caprichosos o se muestran irracionales. Mediante el juego consciente y respetuoso podemos ayudarles a reconocer sus emociones a través del diálogo en lugar de mostrar una reacción desmesurada a su rabia y frustración.

Estos 5 ejercicios tan sencillos me han  ayudado en algunos de los días más difíciles de mi maternidad. Recuerda, con mindfulness no hay maneras correctas o erróneas de practicarlo: utiliza lo que te resulte más familiar y más te ayude. Lo más importante es que te ayudará a conectar con tu hijo y fortalecerá vuestro vínculo.

Y como bien apuntaba Myla Kabat-Zinn: ‘La crianza plena no significa ser el padre perfecto’. Myla señala que ‘siendo más consciente en el momento presente y más empático va a marcar una gran diferencia en nuestros hijos y en cómo nosotros respondemos a ellos’.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s